viernes, 25 de abril de 2014

Homilía del padre Cantalamessa





Homilía del Padre Cantalamessa, Predicador Oficial de la Casa Pontificia, pronunciada en esta Semana Santa recién concluida, frente al Papa Francisco, el clero, invitados y fieles de la ciudad de Roma de la cual es igualmente Obispo.



En su predicación se refiere a los males de nuestro tiempo y su relación con la codicia de dinero, tales como las personas que hoy producto de la corrupción hacen negocios con el erario público, se procuran pensiones mucho más altas de la mayoría de los trabajadores. La traición de Judas es analizada aquí en su significado y alcances. Y se refiere al Judas que habita algunas veces en algunos de nosotros, cuando traicionamos a Jesús por diferentes señuelos diferente al dinero. Expresa como nadie sabe el destino final de Judas. No hay quien pueda asegurar que su destino fue el infierno. No se sabe si en su último momento Judas se arrepintió genuinamente y se convirtió, con lo cual su destino sería diferente a lo que muchos temerariamente juzgan.



Pedro tuvo confianza en la misericordia de Cristo, Judas no. Nos invita a no imitar este comportamiento de Judas. Nos recuerda la existencia del sacramento de la reconciliación, a través de la confesión. Nos recuerda aquella expresión del pregón pascual: "oh feliz culpa que mereció tan grande redentor".