sábado, 17 de agosto de 2013

RELEVO EN NUESTRA PARROQUIA


El pasado viernes 16 de agosto, concluyó el contrato de administración de la parroquia de San Cipriano, suscrito entre la sociedad de los Misioneros de los Santos Apóstoles y la Arquidiócesis de Bogotá. Con tal ocasión, Monseñor Alberto Ojalvo, Vicario de la Zona Episcopal de San Pedro de la Arquidiócesis de Bogotá, se hizo presente en nuestra parroquia para presenciar la entrega al nuevo Párroco, el Presbítero Alejandro de Jesús Olivera Manjarrés, sacerdote diocesano, quien recientemente era Director de la Casa de Retiros Emaús, ubicada en Bosa.
Con ocasión de este hecho, el Párroco saliente Padre John Henry Buitrago MSA, el Padre Diego Merchán, Vicario Parroquial y el Diácono Transitorio Juan Carlos Torres, todos MSA, fueron objeto de diversas manifestaciones de gratitud y reconocimiento por parte de los integrantes de los grupos pastorales de San Cipriano. Los Ministros de la Eucaristía, conjuntamente con los Ministros Lectores y la Comunidad de Oración e Intercesión, ofrecieron una cena a los sacerdotes mencionados, en la cual se les hizo entrega de unos obsequios y en el que departimos fraternalmente. Se incluyen algunas fotos de esta ocasión a continuación.





Reiteramos nuestros agradecimientos y la expresión de todo nuestro afecto a los Misioneros de los Santos Apóstoles, por su trabajo pastoral entre nosotros, así como sus valiosos esfuerzos en impartir formación a todos los laicos comprometidos y promover las vocaciones sacerdotales, elementos centrales de su carisma como comunidad, fundada por el Padre Eusebio Menard.
Así mismo, le expresamos un cordial saludo de bienvenida al Padre Alejandro de Jesús Olivera, quien a partir de este momento asume en su condición de nuevo párroco de San Cipriano.
El Padre Alejandro de Jesús ha convocado a todos los miembros de los grupos pastorales y ministerios de la parroquia,  para el próximo martes 20 de agosto, a partir de las 6:00 p.m., a una Eucaristía en el templo de nuestra parroquia, para significar un primer encuentro con todos los laicos comprometidos de nuestra Iglesia particular. Se encarece puntual asistencia.